Lo real e irreal de Tren de Carga

Cuando me invitaron a escribir en Tren de carga, pasé varias horas pensando en dos cosas simples:

Que podría decir más allá de lo que me dedico hoy y, con que frecuencia lo podría hacer ya que pienso a menudo que hago mil cosas durante el día y muchas veces no alcanza para lo bueno.

Sobre escribir algo interesante, eso ya no me abruma pues hace tiempo comprendí que tanto la escritura, la filosofía, como el baile entretenido requieren de un método y de un trabajo de hormiga para lo cual hoy no tengo paciencia, pero la cual me gustaría mucho recuperar.

Dado estos motivos y razones decidí rayar esta pared con ideas e intentos parrafales que cumplieran la condición de demandar poco tiempo y de tener como contenido único algunas ideas que en su escrituras me entretuvieran un poco[como vuelo de pelícano que en realidad (como pajarólogo que soy) para mi es algo que me gustaría vivir].

Si alguien conoce a V. Huidobro, N. Parra, Malarme y Baudelaire se dará cuenta de los intentos de plagio en mis escritos y sobre todo de lo poco ingenioso que resulto a ratos. Pero como dice mi co-autor Apiolaza y mi horóscopo dominical, esto es internet y sobre todo, esto es para mi un entretenido ju(e)go refrescante.

Saludos!! y agiten sus banderas que nos vemos en la próxima estación de Tren de carga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *