A la vuelta de la esquina

Ya no pienses en un viento interminable o en una tormenta de nieve bajo un plano de noche de seis meses de latitud y longitud.

Ahora este el un sueño Ártico:

correr sin zapatos (sobre movedizos hielos de primavera) / tiene como premio / una orilla de 194.000 gansos / gritando en mayo / la entrada de los próximos seis meses de día.

Final del sueño Ártico => planeta verde hirviendo a la velocidad de una cacerola galáctica.

El instante mismo en que una pizarra blanca es atravezada por un plumón negro, infertility
sin dirección lógica, order
se transforma automáticamente en un espacio prohibido.

Ese es el mismo instante en que una atmósfera de septiembre es cortada por la fumarola de un jet comercial, sin dirección lógica, y transformada en un cielo prohibido.

Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, weight loss
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetible

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *