Categories
Chile Comunicación Miradas

Causa efecto causa

Poco tiempo atrás mencioné mi desilusión con Facebook, una de las redes sociales más populares de internet. Un elemento que olvidé mencionar — pero que Marcelo me recordó claramente — es el de las ‘causas’. Una causa es un ‘motivo o razón para obrar’ o una ‘empresa o doctrina en que se toma interés o partido’ (al menos para la Real Academia). Quizás soy anticuado, pero para mí el elemento fundamental de la definición es ‘para obrar’. O sea, uno hace algo, hay un cambio, una acción que es el producto de creer en la importancia de la causa.

¿Y qué tiene esto que ver con Facebook? te preguntarás, oh lector. Una de las opciones en Facebook es la posibilidad de apoyar o unirse a una causa. Pruébalo, es fácil. Uno aprieta un botón y tu perfil indica que ‘fulano supports causa X’. ¿Y cuál es el problema? te preguntarás, oh lector. ¿Dónde está la acción? Aparte de apretar el botón e incluir un link a la ‘página de la causa’ ¿Qué hiciste?

En general, si uno apoya una causa le dedica tiempo, trabajo, dinero, algo que sea. Pero hemos llegado al tiempo de las ‘causas light’ (de pocas calorías y escaso sabor). Es cosa de apretar el botón y ¡listo! Es el comienzo y el fin de la causa: eso es todo. Finito. Es así que puede haber 17,666 miembros con $0 donaciones (Patagonia sin Represas, datos al 15 de Junio del 2008) o un sinnúmero de otras causas en que ‘nada pasa’. Otra señal de ‘causas light’ es que no hay riesgo, no hay complicaciones, no hay necesidad de tiempo.

Por si acaso, no hay que confundir las ‘causas light’ virtuales, con contrapartes reales, que pueden todavía calificar como causas a secas. La causa de Marcelo es de verdad, el le dedica tiempo y piensa en soluciones*.

Sí, a mi también me va mejor con los estudiantes que entre los amigos. Quizás es verdad lo que dijeron S&N: nos fuimos quedando en silencio.

* A todo esto, un mapa interactivo que monitoree calidad de aire y que permita correr simulaciones de medidas o planes para solucionar el problema sería excelente.

** Mi causas: ahora World Vision, antes Amnesty International.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *