En una noche cualquiera…

…de 1989 el personal de Tren de Carga se dirigió al Café del Cerro para presenciar un recital del flaco, quien acompañado solamente por su guitarra nos deleitó por un par de horas.

Esta foto tomada con mi, hoy en día reliquia, Pentax MX, lente de 50 mm 1.4 es el único vestigio de nuestra visita (más allá de nuestras memorias).

La música del flaco me ha acompañado desde 1983, cuando mi amigo eterno Gustavo Peña y Lillo me prestó Kamikaze en Mendoza, Argentina. Luego el flaco me siguió a la universidad, postgrado y diáspora. Cuando supe de su muerte pensé en qué canción (de cientos) debería acompañar este post. Después de darle vueltas por un par de días llegué de regreso al comienzo: “Barro tal vez” de Kamikaze.

Si no canto lo que siento,
me voy a morir por dentro

Hay algunos que piensan que no es realmente importante, pero por algo ocupó la primera página del Clarín.

Clarin.jpg

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *