Terminamos por molestarnos

Si al final del día repites las mismas hechos de la noche.

Si al final de la tarde sugieres eventos luminosos.

Si al final de la noche te niegas a borrar los últimos rayos del crepúsculo.

Como una flecha circular que corre 24 hrs atraves de las costillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *