Barcelona on line

A Tere Serra

Hace 1000 años llegué a Barcelona por la puerta ancha que lleva al corazón de su Catedral.

Ahí besé a migrantes y mendigos de sus calles y compartí hachis y caramel en bares nocturnos de marineros que regresaban desde el continente sur.

Vestí gótico, me escondí de policias y fui maleante por comprar mercadería en avenidas cargadas de viajeros perdidos por la humedad y el calor.

Miré al norte magnétco y ví la gran cruz entre tantas torres de construciíón sostenidas por la pietat misma que tienen sus ciudadanos.

Bajé al subte, tomé camino a fuentes de agua y a piezas escondidas, preparé vino y salé el pescado que llega a día fresco desde el mar Mediterráneo.

Barcelona tiene pendiente de rambla y tatuajes de motociclista en sus muros como señalética viva del virtuoso devenir en sus calles.

Aquí te dejo Barcelona por otros lugares y otras cabelleras, esperando que por fin te decidas a terminar ese maravilloso sueño de natura-construida que te ha heredado Gaudí.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *