Al fondo los árboles se secan

Es domingo y ya preparo la idea de ir a almorzar bajo un invierno que no tuvinos y una primavera que se niega a partir.

Hoy el jardin me llamó a visitarlo y a ayudarle a configurarse como si la primavera exitiese en la memoria de un olvido recurrente.

Parece un domingo tranquilo pero en el fondo tras de mi los árboles, los bosques en la cordillera se secan y yo no puedo hacer mucho por ello desde aquí.

Cuesta entender, cuesta expresar y no tengo lenguaje para decir lo que nos está pasando hoy bajo esta incertidumbre del tiempo, del clima, de la sociedad y de la vida.

Ahora parto a la feria a buscar frutas de inviernos que no existne y frutas de primaveras que no llegarán, forzando al máximo la existencia para una posible estabilidad.

Estabilidad efimera como el tiempo y los árboles que se secan atras de mi en la cordillera.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *