Añoro

Añoro un paisaje diferente
un espacio sin isotropias y cálculos relevantes
como un vuelo de pájaro perfecto sobre el mar.

Añoro un tiempo contradictorio
sin presente ni pasado
solo construido de destellos luminosos.

Veo hacia el sol y miro la salida de miles de fotones polvorientos
que traen entre sus siluetas el pasado del universo,
donde fue que comenzamos esta historia.

Afuera, el agua cae con cargo a la conciencia de este momento inconcluso y relevante.

Espacio finito de máquinas a vapor en el horizonte:

Al futuro, al posterior futuro, al más halla futuro

donde añoro que vuelvas a decirme,

respira tranquilo tranquilo nuevamente.

El descanso

A la entrada de los sueños esta el descanso.

Como una boca que se transforma en un largo beso casual e inesperado.

Solo los dioses lo saben:

Es el descanso Ecuatorial que llega  a los pies desde las aguas de un mar en invierno aumentado

Vienen entonces los sueños que se posan sobre mis hombros  a espacios milenarios.

El regreso

Vengo de un viaje galopante, de tres mil años en tierras lejanas e imaginarias.

Pude ver otros soles, tocar otras aguas y pescar en ríos de colores alucinantes. Las aves eran semejantes, pero cantaban trinos refractarios.

Vengo de un viaje tri-milenario, con traje forjado de pseudo-corales y arcillas a cargas eléctricas desconocidas. Pude volver en el tiempo y mirar como crecían mis padres en los ojos de otras especies, de otros materiales y en el frío de otro paisaje.

Pero ya estoy de regreso, como un navegante que descubre, como un héroe que vuelve de ganar una gran batalla. Tres mil historia les puedo contar, mil historias más puedo inventar con la ansiedad de las sinapsis que me ocurren en este último tiempo.

He vuelto a mi refugio. Con sal y con arenas se han recuperado mis heridas y grabado mis recuerdos.

Ya estoy de regreso y mi humanidad se ilumina a la misma velocidad de expansión del universo.

Orientado al objeto

Básicamente ordenado en clases, sub-clases y líneas de dependencias.

Los ídolos renuncian a sus estatus de ídolos para mostrar que solo eran seres mortales.

Bojo el alero de un creciente otoño la luz pierde su fuerza procreadora llamando al invierno inmortal.

Ya vendrán los tiempo del delirio y de la inspiración para retomar las huellas.

Por ahora:

“solo objetos ordenados en clases, sub-clases y líneas de dependencias.”

Volver al ombligo

¿Quien dijo que el tiempo y el espacio son planos y lineales?

¿Acaso la tierra, la luna, el sol y nuestras cabezas de ritos meridianos no son redondos como un ombligo de ancestro?.

Hace algunos años salí a caminar sobre una circunferencias que tenía un radio infinito.

Ahora estoy aquí, en este espacio y tiempo mirando la espalda de mi partida:

  • la misma ventana y sus manchas de choques de pájaros al oriente
  • la misma puerta transparente con avisos de trabajos y un cartel con mi nombre al poniente
  • los viejos libros y revistas sobre la repisa mirando al norte magnético
  • y la enorme pizarra blanca llena de garabatos y líneas inconexas que deje al partir.

Como diría Marcel Jacob hace un tiempo, eso es análogamente volver al ombligo…

Pero debemos tener cuidado!

Traigo los ojos cargados de paisajes que aún no he logrado bien geo-localiza.

Salpicón

En eso estoy a hora.

46 años haciendo de todo como preparando sin saber un plato de salpicón:

  • un sendero que va desde la anisotropía hasta la atopoiesis
  • cultivado de espinos, papas, lechugas y tomates
  • aliñado de picardía cristiano/musulmana
  • y cocido a vapor de cambio climático

Vuelo al ombligo

He vuelto a escribir en tren de carga!

Luego de un silencio donde se escribían otras historias en otras páginas digitales y a otras definiciones de tiempo.

Donde lo de alrededor cambió y sigue cambiando a rápido paso.

En pocas palabras, me he tirado por la borda del barco trasatlántico y ahora estoy en medio de un naufragio de cambio total.

Así es no más este torbellino y así es esta liberación!

He dejado la vida de monje contemplador de las estrellas para embarcarme como marinero de tercera en una pequeña nave hacia las indias con reglas de piratas.

Me cansé de estos estilos, me cansé de los ranking, de la competencia, de la auto-adulación que no me dejaban ser un buen humano en colaboración con otros humanos.

Pero las cosas se tornan circulares y sin darme cuenta vislumbro la vida de 1998 y la de 1995, pero ahora más viejo y más intelectualmente educado…demasiado preparado me dicen.

Pero como somos un circulo con centro en el ombligo, se que volveré a ser nuevamente monje, pero con historias y tatuajes de los últimos embarques que ocurrirán en otros horizontes.

A tu salud amigo marinero!

Al lado del camino

Esta sema ha sido extraña.

Como estar al lado del camino.

Definiendo el espacio y el tiempo.

En geometrías conocidas e imaginarias.

En tiempos concretos e imaginarios.

En transformaciones simples y a veces compuestas.

Pocos se preguntan por su tiempo y su espacio, de como ocurren en paralelo, definiendo sus físicas y sus ecologías.

Eso a sido esta semana, pensar en lo que no siempre pienso.

Pensar y a ratos sentirse al lado del camino.

Como un espino al borde de la pradera que viene.