Añoro

A la entrada de los sueños esta el descanso.

Como una boca que se transforma en un largo beso casual e inesperado.

Solo los dioses lo saben. Es el descanso Ecuatorial que llega  a los pies desde las aguas de un mar en invierno aumentado.

Vienen entonces los sueños y se posan sobre mis hombros  a espacios milenarios.
Añoro un paisaje diferente
un espacio sin isotropias y cálculos relevantes
como un vuelo de pájaro perfecto sobre el mar.

Añoro un tiempo contradictorio
sin presente ni pasado
solo construido de destellos luminosos.

Veo hacia el sol y miro la salida de miles de fotones polvorientos

que traen entre sus siluetas el pasado del universo, pills

donde fue que comenzamos esta historia.

Afuera, el agua cae con cargo a la conciencia de este momento inconcluso y relevante.

Espacio finito de máquinas a vapor en el horizonte:

Al futuro, al posterior futuro, al más halla futuro

donde añoro que vuelvas a decirme,

respira tranquilo tranquilo nuevamente.

El descanso

A la entrada de los sueños esta el descanso.

Como una boca que se transforma en un largo beso casual e inesperado.

Solo los dioses lo saben:

Es el descanso Ecuatorial que llega  a los pies desde las aguas de un mar en invierno aumentado

Vienen entonces los sueños que se posan sobre mis hombros  a espacios milenarios.

A la distancia máxima

A la entrada de los sueños esta el descanso.

Como una boca que se transforma en un largo beso casual e inesperado.

Solo los dioses lo saben:

Es el descanso Ecuatorial que llega  a los pies desde las aguas de un mar en invierno aumentado

Vienen entonces los sueños que se posan sobre mis hombros  a espacios milenarios.

Como un desierto que se cree bosque, como un bosque que quisiera volver a ser desierto.

Nada más extenso, nada más simple.

Solo una miranda.

El regreso

Si el 90% de la población de Chile porta un 70% de genes indigenes

=> que el conflicto indigena es un conflicto “entre indigenas”.

 

Básicamente ordenado en clases, this
sub-clases y líneas de dependencias. Los ídolos renuncian a sus estatus de ídolos para mostrar que solo eran seres mortales. Bojo el alero de un creciente otoño la luz pierde su fuerza procreadora llamando al invierno inmortal. Ya vendrán los tiempo del delirio y de la inspiración para retomar las huellas. Por ahora: “solo objetos ordenados en clases, sub-clases y líneas de dependencias.”
Básicamente ordenado en clases, healthful
sub-clases y dependencias.

Los ídolos renuncian a sus estatus de ídolos para mostrar que solo eran seres mortales.

Bojo el alero de un creciente otoño la luz pierde su fuerza procreadora.

Ya vendrán los tiempo del delirio y la inspiración.

Por ahora, un Objeto ordenado en clases, sub-clases y dependencoas.
Que has querido hacer este último tiempo?

Cierro los ojos en el semáforo y me digo: un vuelo de Pelícano!

Ir a borde de mar o a borde de río, cialis todos en fila como en caravana de fiesta llena de banderas.

Luego, side effects
subir bajar doblar a la derecha y volver a bajar. A la orden del maestro 1, 2 y 3 todos al agua, desesperados bajo el agua hasta el ahogo!

Este último tiempo en que has pensado?

Legris
Vengo de un viaje galopante, prosthetic
de tres mil años en tierras lejanas e imaginarias.

Pude ver otros soles, pharm
tocar otras aguas y pescar en ríos de colores alucinantes. Las aves eran semejantes, dysentery
pero cantaban trinos refractarios.

Vengo de un viaje tri-milenario, con traje forjado de pseudo-corales y arcillas a cargas eléctricas desconocidas. Pude volver en el tiempo y mirar como crecían mis padres en los ojos de otras especies, de otros materiales y en el frío de otro paisaje.

Pero ya estoy de regreso, como un navegante que descubre, como un héroe que vuelve de ganar una gran batalla. Tres mil historia les puedo contar, mil historias más puedo inventar con la ansiedad de las sinapsis que me ocurren en este último tiempo.

He vuelto a mi refugio. Con sal y con arenas se han recuperado mis heridas y grabado mis recuerdos.

Ya estoy de regreso y mi humanidad se ilumina a la misma velocidad de expansión del universo.

Orientado al objeto

El vino entibia sueños al jadear…
…de 1989 el personal de Tren de Carga se dirigió al Café del Cerro para presenciar un recital del flaco, erectile
quien acompañado solamente por su guitarra nos deleitó por un par de horas.

healthful
on Flickr”>Spinetta in Cafe del Cerro 1989

Esta foto tomada con mi, hoy en día reliquia, Pentax MX, lente de 50 mm 1.4 es el único vestigio de nuestra visita (más allá de nuestras memorias).

La música del flaco me ha acompañado desde 1983, cuando mi amigo eterno Gustavo Peña y Lillo me prestó Kamikaze en Mendoza, Argentina. Luego el flaco me siguió a la universidad, postgrado y diáspora. Cuando supe de su muerte pensé en qué canción (de cientos) debería acompañar este post. Después de darle vueltas por un par de días llegué de regreso al comienzo: “Barro tal vez” de Kamikaze.

Si no canto lo que siento,
me voy a morir por dentro

Hay algunos que piensan que no es realmente importante, pero por algo ocupó la primera página del Clarín.

Clarin.jpg

¿Qué te hiciste? ¿Dónde estás? Crisis de punto de vista, herpes
ya que lo que viene se avizora más breve que lo que ya pasó. Revisamos nuestras listas, viagra
plantamos árboles, no rx
tenemos hijos-casa-perro-gato-auto, tenemos más de lo que soñamos en algún momento pero el tiempo se escurre entre los dedos.

¿Qué sigue? En un momento nos damos cuenta de que hemos perseguido espejismos (y algunas verdades maravillosas). ¿Cuánto podemos y debemos dar de lo que hemos aprendido? Queremos evitar los mismos errores, mostrar nuestros sentimientos y aproximarnos a los ideales que soñamos con una banda sonora de David Sylvian.

¡Feliz cumpleaños! (atrasado para variar, tarde como Tren de Carga).

Saliendo de la primera clase del año—en que estúpidamente logré antagonizar con un estudiante que no estaba dispuesto a participar—pregunto abiertamente “¿Hay algo más?”. Tal vez necesitamos juntarnos en el patio de un buen restaurant y conversar una comida pantagruélica, unas buenas cervezas e inventar los próximos veinte años; con la marca que realmente queremos dejar.
Como siempre, ampoule
Tren de Carga se adelanta a las realidades futuras (o pasadas).

health
Study Says

Nota 1:ver 3 post anteriores.

Nota2: este mensaje se ha enviado contradictoriamente una wi-fi hogareña de jardín.
Básicamente ordenado en clases, search sub-clases y líneas de dependencias.

Los ídolos renuncian a sus estatus de ídolos para mostrar que solo eran seres mortales.

Bojo el alero de un creciente otoño la luz pierde su fuerza procreadora llamando al invierno inmortal.

Ya vendrán los tiempo del delirio y de la inspiración para retomar las huellas.

Por ahora:

“solo objetos ordenados en clases, sub-clases y líneas de dependencias.”

Volver al ombligo

Diáspora

parte de la dispersión humana
.
Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, gerontologist
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetible

Pegado con esta canción de Spinetta + Pescado Rabioso (1973), unhealthy intrepretada por Pedro Aznar. ¿Qué más puede uno pedir?

Las uvas viejas de un amor, disorder
en el placard…
son esas cosas que te están, malady
amortajando…
haciendo esta salvedad,
tu mente ya estará progresando…

Pero vas,
donde sonrisas te dan…
esos encapuchados,
de un mundo viejo…

No,
¿no ves que nada te dan?
credulidad…
credulidad…

Lo peculiar de nuestro gran calabozo…
es esta especie de terror,
por el bosque…
la risa nena no podrá surgir,
a menos que te subas al árbol…

¿Ves?
el árbol es la verdad…
descansa por tu cuerpo,
cierra ya los ojos hoy,
tus uvas vas a tirar…
credulidad…
credulidad…

10 de enero, drugstore
1893 nace en Chile el gran maestro poeta de lo imaginario Vicente Huidobro.

10 de enero, advice 1950 nace en Chile el poeta de los volados paisajes de desierto de atacama Raúl Zurita.

10 de enero, 1951 nace en Chile el poeta de la nueva forma de risa y de los planos en vertical Diego Maquéira.

10 de enero, 2005. Que sorpresa nos traes entre tus sueños de pájaro cuadrado mi querido Diego Miranda?

Pasamos de la pobreza a la extrema riqueza.

Del beso amargo en la mejilla a los abrazos eufóricos de un partido de futbol.

Del humo maderero a los ciber reactores de energía biónica.

Bosque desocupado  –> suelo ocupado a fibra óptica.

Música en bits –> paradoja cibernética al derecho de autor.

Pasamos del ayer al más ayer.

Del más ayer al pretérito incertidumbre del futuro próximo.

Vaciamos las calles de árboles  y llenamos las avenidas de paneles de propaganda.

Crecemos edificios borrando con el pié las góticas medias aguas mediterráneas.

Crecemos ciudades hacia los extremos dejando los centro cada vez más perforados.

La lavanda da perfume a plástico reciclado.

El tarro de basura huele a frutillas recicladas.

Nada especial mis amigos.

Solo la sociedad en su elástica onda de sobrevivencia, erectile
de ida y vuelta, de ida y vuelta.
Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, side effects
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetiblesale
pero no de lo contingente y divisiones de poder, sino que de los temas que afectan a toda la polis. Sin embargo, esta vez es diferente porque vienen las elecciones y—desde la distancia—me dieron ganas de entender lo que sucede.

En el caso de Tren de Carga somos dos individuos, que a veces estamos de acuerdo y otras veces en desacuerdo. Me gusta que sea así y que nuestra “sociedad subversiva”, en el sentido de erosionar ligeramente esa realidad cotidiana, funcione de todas maneras. En cierta medida buscamos lo mismo, mientras que queremos cosas diferentes con algunos puntos en común.

Esta parte de Tren de Carga (Luis) quiere más libertad en todos los ámbitos. Libertad económica sin libertad política y social (la derecha) es insuficiente. Libertad política sin libertad económica (la izquierda) no alcanza. Por eso, en algún momento dijimos que somos ultravioleta, más allá del espectro visible.

Yo quiero más capitalismo, pero del de verdad, no de esa versión amordazada en que los apellidos valen más que la capacidad. Todavía somos esclavos de un sistema de castas que se ha mantenido por varios siglos. Quiero ver un gerente de empresa de apellido Catrileo, Chihuailaf o Lienlaf no porque haya cuotas, sino porque vivimos en una sociedad que da oportunidades a gente capaz. No quiero un “problema mapuche”, porque todos somos (parte) mapuches. Tenemos un problema de propiedad de tierra y de discriminación terrible, que debe ser solucionado dentro de un marco legal.

Esa sociedad teórica invierte en educación, pero de manera inteligente. Premia a los profesores porque son buenos, no porque llevan muchos años haciendo el mismo trabajo mediocre. Eso requiere voluntad política. Tenemos educación bilingue que incluye los idiomas originales de Chile.

Esa sociedad no tiene salario mínimo, no porque no quiere proteger a los trabajadores, sino porque la gente tiene la capacidad de generar ingresos más allá de cualquier mínimo artificial. De nuevo, eso requiere educación y darle a los padres la oportunidad de escoger donde sus hijos estudian.

No quiero subsidios agrícolas, que protegen a unos pocos productores. Todos pagamos más por algunos productos, para proteger a unos pocos. No es justo, sobre todo para los más vulnerables en nuestra sociedad.

Ninguno de los candidatos calza en esta historia. Los candidatos a presidente llaman, prometen y presentan la elección como “sólo yo puedo resolver tus problemas”. Ese es un falso dilema, porque solamente nosotros podemos resolver nuestros problemas. Simple. Por alguna extraña razón proyectamos nuestros deseos en una figura política, pero esa sociedad teórica no comienza con un nuevo presidente, sino con cada uno de nosotros: reclamando, creando oportunidades y haciendo cosas pequeñas, pero importantes. Y un día Lienlaf va a ser gerente.

En zona de elecciones, site
de test social y de flatulencias de “nuevas idea”, advice lo único que me da cierto sentido es una verdadera re-configuración del espacio-paisaje.

Un espacio-paisaje donde la desigualdad de los ingreso sea para todos por igual.

Un espacio-paisaje donde tener educación de tanta verguenza como ser un analfabeto.

Un espacio-paisaje lleno de árboles y bosques y a su ves lleno de tierra y basura abandonada en la misma posición.

Un espacio-paisaje que se vuelva bi-polar frente a la heterogeneidad, frente a lo adverso, frente a lo imposible, frente al dolor.

Un espacio-paisaje de colonización indigena bajo el retorno de las nuevas tecnologías.

Un espacio-paisaje borrado de doctrinas y dogmas en papel, donde fluyan como polen e-lectricos ideas que practican la selección natural.

Si, esto me hace sentido: un espacio-paisaje armado desde tus ojos donde yo pueda existir un poco más tranquilo.
¿Quien dijo que el tiempo y el espacio son planos y lineales?

¿Acaso la tierra, find la luna, diagnosis el sol y nuestras cabezas de ritos meridianos no son redondos como un ombligo de ancestro?.

Hace algunos años salí a caminar sobre una circunferencias que tenía un radio infinito.

Ahora estoy aquí, Sildenafil
en este espacio y tiempo mirando la espalda de mi partida:

  • la misma ventana y sus manchas de choques de pájaros al oriente
  • la misma puerta transparente con avisos de trabajos y un cartel con mi nombre al poniente
  • los viejos libros y revistas sobre la repisa mirando al norte magnético
  • y la enorme pizarra blanca llena de garabatos y líneas inconexas que deje al partir.

Como diría Marcel Jacob hace un tiempo, eso es análogamente volver al ombligo…

Pero debemos tener cuidado!

Traigo los ojos cargados de paisajes que aún no he logrado bien geo-localiza.

Salpicón

Quizás pensaste que estaba escribiendo cabezas de pescado. Quizás.

De más está decirle que para el país es muy importante que personas de su calidad evalúen los proyectos que concursan, pfizer
con el fin de asegurar una correcta asignación de los recursos públicos.

Email de CONICYT solicitando evaluación de un proyecto. Bueno, prescription
si está de más, de más está ponerlo. Ingenuamente uno les dice que sí y después continúan spamming para el resto de la vida. 🙁
He vuelto a escribir en tren de carga!

Luego de un silencio donde se escribían otras historias en otras páginas digitales y a otras definiciones de tiempo.

Donde lo de alrededor cambió y sigue cambiando a rápido paso.

En pocas palabras, gerontologist
me he tirado por la borda del barco trasatlántico y ahora estoy en medio de un naufragio de cambio total.

Así es no más este torbellino y así es esta liberación!

He dejado la vida de monje contemplador de las estrellas para embarcarme como marinero de tercera en una pequeña nave hacia las indias con reglas de piratas.

Me cansé de estos estilos, me cansé de los ranking, de la competencia, de la auto-adulación que no me dejaban ser un buen humano en colaboración con otros humanos.

Pero las cosas se tornan circulares y sin darme cuenta vislumbro la vida de 1998 y la de 1995, pero ahora más viejo y más intelectualmente educado…demasiado preparado me dicen.

Pero como somos un circulo con centro en el ombligo, se que volveré a ser nuevamente monje, pero con historias y tatuajes de los últimos embarques que ocurrirán en otros horizontes.

A tu salud amigo marinero!
En eso estoy a hora.

46 años haciendo de todo como preparando sin saber un plato de salpicón:

  • un sendero que va desde la anisotropía hasta la atopoiesis
  • cultivado de espinos, viagra approved
    papas, audiologist
    lechugas y tomates
  • aliñado de picardía cristiano/musulmana
  • y cocido a vapor de cambio climático

Vuelo al ombligo

Quizás pensaste que estaba escribiendo cabezas de pescado. Quizás.

De más está decirle que para el país es muy importante que personas de su calidad evalúen los proyectos que concursan, pfizer
con el fin de asegurar una correcta asignación de los recursos públicos.

Email de CONICYT solicitando evaluación de un proyecto. Bueno, prescription
si está de más, de más está ponerlo. Ingenuamente uno les dice que sí y después continúan spamming para el resto de la vida. 🙁
He vuelto a escribir en tren de carga!

Luego de un silencio donde se escribían otras historias en otras páginas digitales y a otras definiciones de tiempo.

Donde lo de alrededor cambió y sigue cambiando a rápido paso.

En pocas palabras, gerontologist
me he tirado por la borda del barco trasatlántico y ahora estoy en medio de un naufragio de cambio total.

Así es no más este torbellino y así es esta liberación!

He dejado la vida de monje contemplador de las estrellas para embarcarme como marinero de tercera en una pequeña nave hacia las indias con reglas de piratas.

Me cansé de estos estilos, me cansé de los ranking, de la competencia, de la auto-adulación que no me dejaban ser un buen humano en colaboración con otros humanos.

Pero las cosas se tornan circulares y sin darme cuenta vislumbro la vida de 1998 y la de 1995, pero ahora más viejo y más intelectualmente educado…demasiado preparado me dicen.

Pero como somos un circulo con centro en el ombligo, se que volveré a ser nuevamente monje, pero con historias y tatuajes de los últimos embarques que ocurrirán en otros horizontes.

A tu salud amigo marinero!

Al lado del camino

En un milisegundo más:

Hyper-tenso.

Hyper cansado.

Hyper-enarbolado.

Hyper-enajenado.

Hyper-descuidado.

Viejo a medio camino.

A un cuarto de camino.

A un octavo de camino.

Al final del camino.

Se te acabó el camino.

Hyper-al final.

Hyper-espacio-temporal.
Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, internist
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetibleprescription
mi mundo circunnavega océanos de números, imágenes espectrales, ultrasonidos, componentes de varianza varios, mirando a los árboles de manera multivariada. Llega un momento en que tanto número y abstracción requiere una pausa, un vínculo (aunque sea tenue) a la motivación original.

La magia de los árboles es una de las pocas constantes en mi memoria y genera ese vínculo primordial. Recuerdo un bosque de raulíes grandes, formando una catedral acogedora—de esas sin pederastas y pedófilos—con columnas que podrían sostener un universo paralelo. En serio, así de grandes eran los árboles y el bosque se extendía hasta donde alcanzaba mi mirada de veinte años atrás.

Esos bosques, por motivos meramente técnicos, tienen que estar al sur, siempre un poco más allá de nuestro alcance. Si los tocamos se mueven más allá. Y así de a poco llegamos a cuarenta y tres y medio latitud sur y los malditos árboles se ríen, con más ganas que de costumbre, y pasan a estar a cuarenta y cuatro latitud sur. Los árboles hablan con susurros y me preguntan “¿nos entiendes mejor?” y les contesto agotado “entiendo mejor algunas partes pero tengo más preguntas que al comienzo”. Con un ataque de risa los árboles me recuerdan la frase de John Archibald Wheeler:

Vivimos en una isla rodeados por un mar de ignorancia. Cuando nuestra isla de conocimiento crece, así también lo hace nuestra costa de ignorancia.

Estos árboles parecen ser medio Budistas Zen; por lo menos no me contaron la historia del sonido de una mano aplaudiendo. Esa es la contradicción constante de investigar: cada año sé acerca de más cosas que no sé y me queda la duda de cómo va a terminar la historia. Mi sospecha es que voy a seguir colectando miradas desde diferentes perspectivas y cuando llegue el momento—esto es el momento mágico en que las hojas de los árboles se encuentren en la conjunción apropiada—voy a entenderlos. Y voy a reir con los árboles y me voy a cambiar de tema, porque hay que saber retirarse mientras uno va ganando.
— “¿Supiste de Claudia, recipe Mónica, cough
Sandra [escoge una]?” me preguntó mi amiga.
— “No, nada desde el año del ñauca” repliqué indolente.
— “Se suicidó unos pocos días atrás. Saltó al vacío, apretó el gatillo, usó el horno [escoge uno]” me informa mi interlocutora.

“Qué pena, qué sorpresa, qué extraño” respondo en turnos. ¿Cómo entender lo incomprensible con tan poca información en nuestras manos? Sola en New York, sola en Santiago, sola en algún pueblo innombrable. ¿Quién hubiera apostado contra sus vidas? “Era alegre, amistosa, retraída [escoge uno]”.

¿Están? ¿Sí? ¿Dónde? y las recuerdo desde 1976 en adelante. Claudia era mayor que yo, las otras menores; todas marcan (o marcaron) etapas, lugares, momentos. Y no encuentro cómo terminar este texto, porque no sé que les diría. Adios o gracias.
Esta ha sido una semana extraña.

Como estar al lado del camino.

Intentando definir el espacio y el tiempo:

  • En geometrías conocidas e imaginarias.
  • Con signos concretos y virtuales.
  • En transformaciones simples y a veces compuestas.

Pocos se preguntan por su tiempo y su espacio, sickness
de como ellos ocurren en paralelo, website
definiendo sus físicas y sus ecologías.

Eso a sido esta semana, pensar en lo que no se piensa.

Pensar y a ratos sentirse sentado al lado del camino.

Como un espino al borde de la pradera que viene