Al final de la cuenta

Nos formamos como seres humanos y solo somos cuasi delfines.

  • Hemos creado la máquina y el humo remanente para acelerar las estaciones de las plantas y obtener así sus adelantados frutos.
  • Hemos creado complejos compuestos químicos para perpetuar el hielo y así dejar inmovilizada la carne de nuestros difuntos.
  • Hemos galopado sobre cometas pero aún tenemos miedo a la inevitable muerte.

Nos formaron como delfines y solo hemos alcanzado a ser seres humanos.

Océano

En un solo vuelo, trato de cruzar el océano:

  • He cambiado mis brazos por sendas alas de albatros fosforescente.
  • He dividido mi visión en longitudes de ondas a rangos infrarojos y termales.
  • He adaptado mis oídos como antena en cráneo de murciélago.
  • He reemplazo mis costillas por un mini giroscopio a 64 bits.
  • Ya está todo listo para la travesía y su contexto.

Quedando solo por resolver, los límites del horizonte.

Tiempo abyecto

De comentarios imbéciles, de palabras mal anudadas que solo sirven para llenar de ruidos las moradas electro configuradas.

De respuestas claudicadas a la razón que inflaman los televisores y nos hacen perder de vista las estrellas de la noche.

De imágenes basadas en lo obvio, donde el creador sigue los designios de la gran masa y la masa el perfume de sueños imposibles.

Ya no hay tiempo para caminar de noche/día.
Ya no hay tiempo para detenerse/seguir.
Ya no hay tiempo y no nos queda movimiento.

Pero poeta de este espacio. ¿Por que te quejas del tiempo?

¡Abyecto el poeta cibernético y su pluma de pedales a 4 bits!

¡Que borren su huella dactilar como castigo general!

Nadie se salvará de esta abyección general y de la muerte colectiva que les tengo preparada: a) por debajo de las mesas, b) entre los vidrios de las ventanas.

¡Atención a todos!

Solo los pájaros de la mañana podrán ser resucitados.