Cuándo dijimos cuándo

La parábola esgrimió un nuevo significado cuando le pedimos peras al olmo. Quiero un auto y un trabajo con sentido, consentido no soy pero me gustaría que sucediera por obra y gracia de nuestro (se)ñor, ése en que no creo mucho—o nada para ser honesto.

Predigo una visita y caminata, una búsqueda de conexión a esa sociedad de mi periferia. Al revés, yo soy la periferia y busco un noray para descansar unos minutos. ¿Cuándo fue la última vez que dijimos cuándo te veo?

Leo los periódicos, que frecuentemente cuentan salvajadas: intolerancia explotando en las esquinas. Debería ser obligatorio existir como immigrante, darse cuenta de que el chico pelo tieso quiere lo mismo que tú (¿te has visto al espejo? Tú, también chico pelo tieso). ¿Cuándo vamos a comer juntos?

¿Cuándo me vas a preguntar cuándo cualquier cosa?

El tren que vive de parábolas.

Salpicón

En eso estoy a hora.

46 años haciendo de todo como preparando sin saber un plato de salpicón:

  • un sendero que va desde la anisotropía hasta la atopoiesis
  • cultivado de espinos, papas, lechugas y tomates
  • aliñado de picardía cristiano/musulmana
  • y cocido a vapor de cambio climático

Vuelo al ombligo

He vuelto a escribir en tren de carga!

Luego de un silencio donde se escribían otras historias en otras páginas digitales y a otras definiciones de tiempo.

Donde lo de alrededor cambió y sigue cambiando a rápido paso.

En pocas palabras, me he tirado por la borda del barco trasatlántico y ahora estoy en medio de un naufragio de cambio total.

Así es no más este torbellino y así es esta liberación!

He dejado la vida de monje contemplador de las estrellas para embarcarme como marinero de tercera en una pequeña nave hacia las indias con reglas de piratas.

Me cansé de estos estilos, me cansé de los ranking, de la competencia, de la auto-adulación que no me dejaban ser un buen humano en colaboración con otros humanos.

Pero las cosas se tornan circulares y sin darme cuenta vislumbro la vida de 1998 y la de 1995, pero ahora más viejo y más intelectualmente educado…demasiado preparado me dicen.

Pero como somos un circulo con centro en el ombligo, se que volveré a ser nuevamente monje, pero con historias y tatuajes de los últimos embarques que ocurrirán en otros horizontes.

A tu salud amigo marinero!

De más

Quizás pensaste que estaba escribiendo cabezas de pescado. Quizás.

De más está decirle que para el país es muy importante que personas de su calidad evalúen los proyectos que concursan, pfizer
con el fin de asegurar una correcta asignación de los recursos públicos.

Email de CONICYT solicitando evaluación de un proyecto. Bueno, prescription
si está de más, de más está ponerlo. Ingenuamente uno les dice que sí y después continúan spamming para el resto de la vida. 🙁

Al lado del camino

Esta sema ha sido extraña.

Como estar al lado del camino.

Definiendo el espacio y el tiempo.

En geometrías conocidas e imaginarias.

En tiempos concretos e imaginarios.

En transformaciones simples y a veces compuestas.

Pocos se preguntan por su tiempo y su espacio, de como ocurren en paralelo, definiendo sus físicas y sus ecologías.

Eso a sido esta semana, pensar en lo que no siempre pienso.

Pensar y a ratos sentirse al lado del camino.

Como un espino al borde de la pradera que viene.

Verborrea

Admiro la capacidad y constancia de autores que publican una columna semanal. Ellos (o ellas) que, casi mágicamente, logran capturar la esencia de la humanidad, el pulso de siete dias o el dolor de un cuarto de luna.

Mi estilo—o mi condena—es la inconstancia. Un yo-yo de productividad que me mueve entre textos largos (tres este año) y silencios de posts aquí y en conuco. Un salto entre la verborrea breve de twitter y más silencio.

Los terremotos no ayudan, comprimiendo el trabajo semestral en varias semanas menos. Pero, acepto, son más que nada una excusa para el yo-yo. ¡Ah! y los incentivos… A veces quedo contento con unas pocas palabras:

Watching “Monsters vs aliens”. It’s just like the war in Libya but with monsters and aliens and a smaller budget.

o

There is nothing like air pollution to improve a sunset.

Conciso. Simple. Gracioso, en serio, gracioso. Y está la satisfacción immediata, sin meditación, bajo costo. Y de vez en cuando uno encuentra la combinación apropiada de palabras (o no).

e-hyper

En un milisegundo más:

Hyper-tenso.

Hyper cansado.

Hyper-enarbolado.

Hyper-enajenado.

Hyper-descuidado.

Viejo a medio camino.

A un cuarto de camino.

A un octavo de camino.

Al final del camino.

Se te acabó el camino.

Hyper-al final.

Hyper-espacio-temporal.

Txt message

Parece que necesitamos una exégesis de mensajes digitales; alguien comentando el uso de abreviaciones creativas o criticando el uso inapropiado de otras. ¡Hay tanto que decir y tan pocos caracteres para decirlo! ¿Realmente se contrajo el lenguaje o pasamos a ser políglotas, escribiendo en múltiples lenguajes dependiendo del medio?

Pía Barros hace referencia a un mundo—imaginado por Doris Lessing—”donde el lenguaje articulado en función de la belleza y expresividad es propiedad de las mujeres”. Me complica la utopía, ¿o es distopía?, de mujeres apropiando los aspectos positivos del lenguaje. Algo así como un vizconde demediado linguístico, de palabras largas y hermosas, con requerimientos de 1024 bits para mensajes de texto.

Recuerdo los telegramas que vibraron en el aire por más de cien años: “Successful four flights Thursday morning STOP” resumió a los hermanos Wright en 1903. Mark Twain escribió en 1897 “The report of my death was an exaggeration STOP” en una de esas frases para el bronce utilizando ocho palabras. A nadie se le ocurrió criticarlo por breve o pobre de vocabulario.

Si retrocediéramos a los comienzos de nuestro lenguaje, podríamos imaginar a los patricios de turno discutiendo la insidiosa influencia del vulgo en el lenguage. Declinaciones erróneas, ortografía desastrosa; parece que los patriarcas (y matriarcas) defensores(as) del status quo terminaron hablando un idioma muerto.

bkn (bacanal, bacon, bacán) puede ser una expresión polifónica para aumentar la brevedad. No quisiera verlo en una novela—a menos que la historia incluya mensajes telefónicos—pero los idiomas que evolucionan sobreviven. Sl2

Intersección del paisaje

Un tren corre rápido a estrellarse en lo profundo del paisaje del sur.

Como un cometa que cae sobre un planeta, pero que en realidad gira anudado a un costado del sol.

Un giroscopio electrónico ayuda a mantener la ruta a los albatros cibernéticos. Han cambiado sus antiguas brújulas por excéntricos sistemas glonas, magellans o galileos de localización.

– Se pierde el humo de las fumarolas conocidas con el de las industrias y panaderías a carbón.

– Se desviven los fanáticos ecologistas en refundir viejos televisores y botellas plásticas en bosques a elevaciones soberbias.

La intersección del paisaje, llega en una declinación del día hacia un nuevo orden dado por la noche.