Categoría : Lenguaje

Cuándo dijimos cuándo

La parábola esgrimió un nuevo significado cuando le pedimos peras al olmo. Quiero un auto y un trabajo con sentido, sickness
consentido no soy pero me gustaría que sucediera por obra y gracia de nuestro (se)ñor, contagion
ése en que no creo mucho—o nada para ser honesto.

Predigo una visita y caminata, youth health
una búsqueda de conexión a esa sociedad de mi periferia. Al revés, yo soy la periferia y busco un noray para descansar unos minutos. ¿Cuándo fue la última vez que dijimos cuándo te veo?

Leo los periódicos, que frecuentemente cuentan salvajadas: intolerancia explotando en las esquinas. Debería ser obligatorio existir como immigrante, darse cuenta de que el chico pelo tieso quiere lo mismo que tú (¿te has visto al espejo? Tú, también chico pelo tieso). ¿Cuándo vamos a comer juntos?

¿Cuándo me vas a preguntar cuándo cualquier cosa?

El tren que vive de parábolas.

Salpicón

Quizás pensaste que estaba escribiendo cabezas de pescado. Quizás.

De más está decirle que para el país es muy importante que personas de su calidad evalúen los proyectos que concursan, pfizer
con el fin de asegurar una correcta asignación de los recursos públicos.

Email de CONICYT solicitando evaluación de un proyecto. Bueno, prescription
si está de más, de más está ponerlo. Ingenuamente uno les dice que sí y después continúan spamming para el resto de la vida. 🙁
He vuelto a escribir en tren de carga!

Luego de un silencio donde se escribían otras historias en otras páginas digitales y a otras definiciones de tiempo.

Donde lo de alrededor cambió y sigue cambiando a rápido paso.

En pocas palabras, gerontologist
me he tirado por la borda del barco trasatlántico y ahora estoy en medio de un naufragio de cambio total.

Así es no más este torbellino y así es esta liberación!

He dejado la vida de monje contemplador de las estrellas para embarcarme como marinero de tercera en una pequeña nave hacia las indias con reglas de piratas.

Me cansé de estos estilos, me cansé de los ranking, de la competencia, de la auto-adulación que no me dejaban ser un buen humano en colaboración con otros humanos.

Pero las cosas se tornan circulares y sin darme cuenta vislumbro la vida de 1998 y la de 1995, pero ahora más viejo y más intelectualmente educado…demasiado preparado me dicen.

Pero como somos un circulo con centro en el ombligo, se que volveré a ser nuevamente monje, pero con historias y tatuajes de los últimos embarques que ocurrirán en otros horizontes.

A tu salud amigo marinero!
En eso estoy a hora.

46 años haciendo de todo como preparando sin saber un plato de salpicón:

  • un sendero que va desde la anisotropía hasta la atopoiesis
  • cultivado de espinos, viagra approved
    papas, audiologist
    lechugas y tomates
  • aliñado de picardía cristiano/musulmana
  • y cocido a vapor de cambio climático

Vuelo al ombligo

Quizás pensaste que estaba escribiendo cabezas de pescado. Quizás.

De más está decirle que para el país es muy importante que personas de su calidad evalúen los proyectos que concursan, pfizer
con el fin de asegurar una correcta asignación de los recursos públicos.

Email de CONICYT solicitando evaluación de un proyecto. Bueno, prescription
si está de más, de más está ponerlo. Ingenuamente uno les dice que sí y después continúan spamming para el resto de la vida. 🙁
He vuelto a escribir en tren de carga!

Luego de un silencio donde se escribían otras historias en otras páginas digitales y a otras definiciones de tiempo.

Donde lo de alrededor cambió y sigue cambiando a rápido paso.

En pocas palabras, gerontologist
me he tirado por la borda del barco trasatlántico y ahora estoy en medio de un naufragio de cambio total.

Así es no más este torbellino y así es esta liberación!

He dejado la vida de monje contemplador de las estrellas para embarcarme como marinero de tercera en una pequeña nave hacia las indias con reglas de piratas.

Me cansé de estos estilos, me cansé de los ranking, de la competencia, de la auto-adulación que no me dejaban ser un buen humano en colaboración con otros humanos.

Pero las cosas se tornan circulares y sin darme cuenta vislumbro la vida de 1998 y la de 1995, pero ahora más viejo y más intelectualmente educado…demasiado preparado me dicen.

Pero como somos un circulo con centro en el ombligo, se que volveré a ser nuevamente monje, pero con historias y tatuajes de los últimos embarques que ocurrirán en otros horizontes.

A tu salud amigo marinero!

De más

Quizás pensaste que estaba escribiendo cabezas de pescado. Quizás.

De más está decirle que para el país es muy importante que personas de su calidad evalúen los proyectos que concursan, pfizer
con el fin de asegurar una correcta asignación de los recursos públicos.

Email de CONICYT solicitando evaluación de un proyecto. Bueno, prescription
si está de más, de más está ponerlo. Ingenuamente uno les dice que sí y después continúan spamming para el resto de la vida. 🙁

Al lado del camino

En un milisegundo más:

Hyper-tenso.

Hyper cansado.

Hyper-enarbolado.

Hyper-enajenado.

Hyper-descuidado.

Viejo a medio camino.

A un cuarto de camino.

A un octavo de camino.

Al final del camino.

Se te acabó el camino.

Hyper-al final.

Hyper-espacio-temporal.
Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, internist
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetibleprescription
mi mundo circunnavega océanos de números, imágenes espectrales, ultrasonidos, componentes de varianza varios, mirando a los árboles de manera multivariada. Llega un momento en que tanto número y abstracción requiere una pausa, un vínculo (aunque sea tenue) a la motivación original.

La magia de los árboles es una de las pocas constantes en mi memoria y genera ese vínculo primordial. Recuerdo un bosque de raulíes grandes, formando una catedral acogedora—de esas sin pederastas y pedófilos—con columnas que podrían sostener un universo paralelo. En serio, así de grandes eran los árboles y el bosque se extendía hasta donde alcanzaba mi mirada de veinte años atrás.

Esos bosques, por motivos meramente técnicos, tienen que estar al sur, siempre un poco más allá de nuestro alcance. Si los tocamos se mueven más allá. Y así de a poco llegamos a cuarenta y tres y medio latitud sur y los malditos árboles se ríen, con más ganas que de costumbre, y pasan a estar a cuarenta y cuatro latitud sur. Los árboles hablan con susurros y me preguntan “¿nos entiendes mejor?” y les contesto agotado “entiendo mejor algunas partes pero tengo más preguntas que al comienzo”. Con un ataque de risa los árboles me recuerdan la frase de John Archibald Wheeler:

Vivimos en una isla rodeados por un mar de ignorancia. Cuando nuestra isla de conocimiento crece, así también lo hace nuestra costa de ignorancia.

Estos árboles parecen ser medio Budistas Zen; por lo menos no me contaron la historia del sonido de una mano aplaudiendo. Esa es la contradicción constante de investigar: cada año sé acerca de más cosas que no sé y me queda la duda de cómo va a terminar la historia. Mi sospecha es que voy a seguir colectando miradas desde diferentes perspectivas y cuando llegue el momento—esto es el momento mágico en que las hojas de los árboles se encuentren en la conjunción apropiada—voy a entenderlos. Y voy a reir con los árboles y me voy a cambiar de tema, porque hay que saber retirarse mientras uno va ganando.
— “¿Supiste de Claudia, recipe Mónica, cough
Sandra [escoge una]?” me preguntó mi amiga.
— “No, nada desde el año del ñauca” repliqué indolente.
— “Se suicidó unos pocos días atrás. Saltó al vacío, apretó el gatillo, usó el horno [escoge uno]” me informa mi interlocutora.

“Qué pena, qué sorpresa, qué extraño” respondo en turnos. ¿Cómo entender lo incomprensible con tan poca información en nuestras manos? Sola en New York, sola en Santiago, sola en algún pueblo innombrable. ¿Quién hubiera apostado contra sus vidas? “Era alegre, amistosa, retraída [escoge uno]”.

¿Están? ¿Sí? ¿Dónde? y las recuerdo desde 1976 en adelante. Claudia era mayor que yo, las otras menores; todas marcan (o marcaron) etapas, lugares, momentos. Y no encuentro cómo terminar este texto, porque no sé que les diría. Adios o gracias.
Esta ha sido una semana extraña.

Como estar al lado del camino.

Intentando definir el espacio y el tiempo:

  • En geometrías conocidas e imaginarias.
  • Con signos concretos y virtuales.
  • En transformaciones simples y a veces compuestas.

Pocos se preguntan por su tiempo y su espacio, sickness
de como ellos ocurren en paralelo, website
definiendo sus físicas y sus ecologías.

Eso a sido esta semana, pensar en lo que no se piensa.

Pensar y a ratos sentirse sentado al lado del camino.

Como un espino al borde de la pradera que viene

Verborrea

En un milisegundo más:

Hyper-tenso.

Hyper cansado.

Hyper-enarbolado.

Hyper-enajenado.

Hyper-descuidado.

Viejo a medio camino.

A un cuarto de camino.

A un octavo de camino.

Al final del camino.

Se te acabó el camino.

Hyper-al final.

Hyper-espacio-temporal.
Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, internist
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetible

e-hyper

En un milisegundo más:

Hyper-tenso.

Hyper cansado.

Hyper-enarbolado.

Hyper-enajenado.

Hyper-descuidado.

Viejo a medio camino.

A un cuarto de camino.

A un octavo de camino.

Al final del camino.

Se te acabó el camino.

Hyper-al final.

Hyper-espacio-temporal.

Txt message

Flamante en la calle viajando a 50 k x h.

A puerto seguro me digo.

De pronto un camión sale de no se donde.

Se incrusta en mi parabrisas.

Se infla el AirBag y no re cuerdo mucho más.

Al salir te dije que me iría despacio para llegar a puerto seguro.

Nada que hacer con estos malditos idiotas protegidos por sus corazas de bondad!
A 8.000 km por día, neuropathist
por oche. Mirando pasar otros bosques, otros pájaros, otra luz, otros paisajes.

A 8.000 bits por segundo, suspendido en el aire o sobre rieles de carbono.

Nada es extraño aquí y el viaje a ratos se vuelve placentero ya que no eres un extraño.

Cuantos días, años o siglos me llevó controlar la incertidumbre, ese caos que esconde un orden milenario bajo cada momento de siesta!

Asi va la vida aquí. Con otro frío con otro ángulo solar, otro saludo de mañana, otro café y dulsor del azucar.

Como les dije, nada extraño pero sobre todo extremadamente planetario. 
Todavía hay restos de fotosíntesis sobre el pasto.

Todavía huele a infrarojo sobre las hojas y las verduras de la mesa.

La parada de los tiempos se ha retrasado debido a un mal manejo de las piedras y de las ondas sobre el mar.

Me dijiste construye algo interesante. Y yo derivé el planeta hacia fotosíntesis lejanas enredadas hacia el fondo de micro sistemas digitales.

Me pediste que creara algo como un lenguaje. Y saqué del fondo de las piedras números irracionales para acompañar los paisajes primitivos y aquellos más complejos que ya tienes seleccionados sobre tu mesa.

Por que no hacemos volar algo -me propusiste como en sueño- y fueron los aero-yets lo que me dió placer poder mostrarte.

Tan agotado estás? Si, medical
help ya que todo lo que hago por ti lo envío al extremo de las energías conocidas.

Gracias! -me dijiste – y  seguiste jugando  en el patio, con ese giro solar incansable que llevas por dentro.
Después de años de entrenamiento en la central de alta tecnología de Tren de Carga, price
nuestro enviado especial se ha lanzado a la vida ferroviaria. Los milagros de la tecnología—microchips implantados en todo su cuerpo—nos permiten seguir su estela en el hemisferio norte.

Facebook, Twitter, WordPress nos recuerdan que nuestro enviado especial, comando boina verde ferroviario, está en la estación apropiada. O está mirando el desplazamiento horizontal del paisaje. O respirando flores de otros países que pasan volando por su ventana. O estancado en un compartimiento con extraños que insisten en meter conversación. O está confirmando la anisotropía espacial a lo largo del continente.

Definitivamente el proceso no es estacionario.

Después de años de entrenamiento en la central de alta tecnología de Tren de Carga, aún no hemos podido eliminar la nostalgia de la familia lejana, o del pájaro muerto en el andén de la estación, o de mirar esa conjunción de luces que nunca más será repetida exactamente. Esa es precisamente la mayor ventaja del entrenamiento provisto en la central de alta tecnología de Tren de Carga: comandos que no han perdido su humanidad.

Enviamos saludos fraternos a nuestro enviado especial se ha lanzado a la vida ferroviaria. Le deseamos éxito en su misión de entender la variedad espacial del paisaje a escala gigantesca; también le deseamos éxito en su regreso largo y extemporáneo al sur del espacio anisotrópico.

Buen viaje.
Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, Sildenafil
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetiblepathopsychology
en viaje semejante, prescription
no lo podía hacer por que el acceso a internet era así reducido y cancelado.

Hablé con una de mis hijas por teléfono, perdón por Skype y con la cámara levantando el computador le mostré la gente, el edificio, el cual encontraron soberbio (turbantes, gorros extraños, velos, botas vaqueras y ropa latina conformaban el paisaje).

Para ella esto de ver un viaje en tren, un hotel o un aeropuerto en vivo no es futuro, es su presente y no es distancia.

Para mi es algo extraño que me tiene cerca y lejos, mirando dos horarios y pensando en dos espacios completamente diferentes pero presentes.

Otra gracia de este pasado es que ella vía web seleccionó su regalo en una tienda, el cual compré con cero incertidumbre y luego mostré a la cámara para confirmar que todo iba Ok.

Casi hablo tres lenguas pero ya no es necesario. Una persona en la calle me escribía lo que me quería decir y una máquina indiscreta casi lo repetía en perfecto Castellano.

Un cosa extraña eso sí que he notado estos últimos días, son las marcas ácidas de wireless entre mis piernas.
En el futuro, prothesis
de eso murió la gente.

Primero fueron los post y los mensajes a texto por las wireless.

Luego la hiper-conexión en 1, nurse
2 y 10 Gb/s, page
 sobre echos sonoros a wireless.

Y nadie pudo pensar lo que pasó.

La piel se empezó a descascarar y los ojos a brillar en suave tornasol

Y nadie pudo pensar lo que pasó.

Vinieron las escaras, el destiño del cabello y las ganas de no conversar

Y nadie lo pudo pensar…

Algunos se volvieron casi locos y otros empezaron a sentir deseos indómitos o sentimientos escondidos como ese de querer tomar más y más agua.

De aquí la muerte se vio a un paso, en numero exponenciales, en números logarítmicos como si se dibujaran a marcas infinitas sobre las wireless.
Como siempre, viagra buy
pharm Tren de Carga se adelanta a las realidades futuras (o pasadas).

Wi-Fi Makes Trees Sick, Study Says

Nota 1:ver 3 post anteriores.

Nota2: este mensaje se ha enviado vía una wifi hogareña desde el jardín.
En un momento de aburrimiento, salve fui al sitio de Google de todos los países hispanoparlantes anotando las tres primeras palabras que eran sugeridos cuando uno escribía “mujeres”:

  1. Argentina: sin ropa, adiposity
    hermosas, asesinas.
  2. Bolivia: desesperadas, sin ropa, bolivianas.
  3. Chile: ricas, rusas, sin ropa.
  4. Colombia: sin ropa, prepago, lindas.
  5. Costa Rica: ricas, del 2000, en hilo.
  6. Cuba: bellas, en cuba, en ropa interior.
  7. Ecuador: ricas, en hilo, colombianas.
  8. España: y hombres y viceversa, y hombres, hombres y viceversa.
  9. Guatemala: ricas, en ropa interior, sin ropa.
  10. Honduras: ricas, en hilo, sin ropa.
  11. México: asesinas 3, asesinas, sin ropa.
  12. Nicaragua: y hombres y viceversa, y hombres, hombres y viceversa.
  13. Panamá: panameñas, solteras, sin ropa.
  14. Paraguay: paraguayas, sin ropa, hermosas.
  15. Perú: en hilo dental, sin ropa, hermosas.
  16. República Dominicana: de figueroa agosto, en bikini, sin ropa.
  17. Uruguay: sin ropa, en ropa interior, hermosas.
  18. Venezuela: sin ropa, en hilo, venezolanas.

Prioridades.

Cuando la cobertura vegetal se expresa en retirada podemos hablar de una dilatación del paisaje:

  • Se descompone la luz de los espejos en cuatro puntos ordinales
  • Se contrae el calor de las veredas bajo una diagonal convexa
  • Se desdibuja la topografía de montaña como en un filtrado a muchos espectros.

La última ves que ocurrió una dilatación del paisaje tres efectos fueron percibidos:

  • Incertidumbre colectiva como año bicentenario, decease
  • Ideas de nuevos paradigmas y salvaciones que fluyen suavemente hacia dogmas,
  • Deslumbramiento del color de cielo de verano como grito de rayos indecible sobre la piel.

En la última dilatación del paisaje:

  • Yo dormía siesta bajo un árbol a sombra de hojas dendro-majestuosas. Carros alegóricos en fiesta pasaban y se internaban en el desierto.
  • Yo desperté en distorsión de cuerpo cincuentenario. No quise correr más ya que me aburría el mirar de las mismas calles.
  • Yo no supe que observar. Solo se me ocurrió dejar estas líneas frente al muro de nuestros lamentos.

Bajo la última dilatación de paisaje. ¿Donde estabas tu existiendo?
Es como andar en reversa mirando la montaña en la tarde de septiembre.

De este a oeste, malady de espaldas avanzando en una marcha atrás alucinante.

Los drenajes de los ríos inflándose como cañerías después de un largo corte de agua.

Las texturas de los suelos expandiéndose como bolsas de hojas de un otoño antiguo.

Los filamentos de los árboles, treat
los hilos conductores, anesthetist
las frescas clorofilas iluminándose de sensibilidades de tarde de agosto.

Así ocurre a veces la contracción del paisaje.

La vida en reversa.

Lo que se destruye se reconstruye.

Lo que se pierde se encuentra.

Lo que se crea se olvida con otras creaciones.

Muchas veces eso si, a configuraciones de desconocidos elementos.
Un tren corre rápido a estrellarse en lo profundo de un paisaje del sur.

Como un cometa que cae sobre un planeta, store
pero que en realidad gira anudado a un costado del sol.

Un giroscopio electrónico ayuda a mantener la ruta a los albatros cibernéticos. Han cambiado sus antiguas brújulas por excéntricos sistemas glonas, cialis sale
magellans o galileos de localización geográfica.

– Se pierde el humo de las fumarolas conocidas bajo el de las industrias y panaderías a carbón.

– Se desviven los ecologistas en refundir viejos televisores y botellas plásticas para crear bosques a elevaciones soberbias.

La intersección del paisaje:

Llega en una declinación del día, hacia un nuevo orden girado por las suaves luces de la ciudad en la tarde

Estas últimas dos semanas el espacio sonoro se ha visto invadido por chicharras, capsule
a veces ensordecedoras, pharmacy
a veces suavemente enfatizando el silencio. Eso y la humedad a la cual no estoy acostumbrado. ¡Es cuarenta y tres grados y medio latitud sur!

¿Cómo te explico? A la altura de Guaitecas, pero en el medio de la nada. Puedo viajar hacia el oeste por miles de kilómetros sobre agua, pasar por bajo Australia, bajo Asia, bajo Africa y no tener dónde parar (excepto agua). Por alguna razón que aún no entiendo, esa distancia me produce relajación. Pero la mayor parte del tiempo no existe la combinación precisa de temperatura y humedad de chicharras. Puedo viajar hacia el este por miles de kilómetros sobre agua y no tener dónde parar hasta llegar a Guaitecas.

A veces me da susto tanta distancia y me sorprende ver chicharras. Otras veces me fascina tanta agua: ¿de dónde viene, qué va a pasar con ella? ¿Hay algo especial en esta cruz gigantesca de paralelo y meridiano o es un mero accidente lleno de chicharras?

La respuesta es, las respuestas son [se interrumpió la conexión].


View Larger Map
Saber del espacio y de ondas electromagnéticas que avanzan me da lo mismo.

Hoy es tiempo para la luna.

Para esa vieja blanca con manchas a meteoritos distraídos.

Para esa esclava atrapada a cadenas gigantes de atracción gravitacional.

Nada sabe mejor que una luna extra-L junto a un vino helado por el tiempo.

Suena el teléfono y me dices:

Ya es el tiempo de mirar la luna.

Desde el antiguo bosques, physiotherapist
con tus binoculares eléctricos la perseguirás hasta el borde del firmamento.

Hoy es tiempo para esa espía delirante.

Y todo en el planeta cambiará de giro hacia otro eterno centro.
Parece que necesitamos una exégesis de mensajes digitales; alguien comentando el uso de abreviaciones creativas o criticando el uso inapropiado de otras. ¡Hay tanto que decir y tan pocos caracteres para decirlo! ¿Realmente se contrajo el lenguaje o pasamos a ser políglotas, capsule escribiendo en múltiples lenguajes dependiendo del medio?

Pía Barros hace referencia a un mundo—imaginado por Doris Lessing—”donde el lenguaje articulado en función de la belleza y expresividad es propiedad de las mujeres”. Me complica la utopía, ailment
¿o es distopía?, de mujeres apropiando los aspectos positivos del lenguaje. Algo así como un vizconde demediado linguístico, de palabras largas y hermosas, con requerimientos de 1024 bits para mensajes de texto.

Recuerdo los telegramas que vibraron en el aire por más de cien años: “Successful four flights Thursday morning STOP” resumió a los hermanos Wright en 1903. Mark Twain escribió en 1897 “The report of my death was an exaggeration STOP” en una de esas frases para el bronce utilizando ocho palabras. A nadie se le ocurrió criticarlo por breve o pobre de vocabulario.

Si retrocediéramos a los comienzos de nuestro lenguaje, podríamos imaginar a los patricios de turno discutiendo la insidiosa influencia del vulgo en el lenguage. Declinaciones erróneas, ortografía desastrosa; parece que los patriarcas (y matriarcas) defensores(as) del status quo terminaron hablando un idioma muerto.

bkn (bacanal, bacon, bacán) puede ser una expresión polifónica para aumentar la brevedad. No quisiera verlo en una novela—a menos que la historia incluya mensajes telefónicos—pero los idiomas que evolucionan sobreviven. Sl2

Intersección del paisaje

Flamante en la calle viajando a 50 k x h.

A puerto seguro me digo.

De pronto un camión sale de no se donde.

Se incrusta en mi parabrisas.

Se infla el AirBag y no re cuerdo mucho más.

Al salir te dije que me iría despacio para llegar a puerto seguro.

Nada que hacer con estos malditos idiotas protegidos por sus corazas de bondad!
A 8.000 km por día, neuropathist
por oche. Mirando pasar otros bosques, otros pájaros, otra luz, otros paisajes.

A 8.000 bits por segundo, suspendido en el aire o sobre rieles de carbono.

Nada es extraño aquí y el viaje a ratos se vuelve placentero ya que no eres un extraño.

Cuantos días, años o siglos me llevó controlar la incertidumbre, ese caos que esconde un orden milenario bajo cada momento de siesta!

Asi va la vida aquí. Con otro frío con otro ángulo solar, otro saludo de mañana, otro café y dulsor del azucar.

Como les dije, nada extraño pero sobre todo extremadamente planetario. 
Todavía hay restos de fotosíntesis sobre el pasto.

Todavía huele a infrarojo sobre las hojas y las verduras de la mesa.

La parada de los tiempos se ha retrasado debido a un mal manejo de las piedras y de las ondas sobre el mar.

Me dijiste construye algo interesante. Y yo derivé el planeta hacia fotosíntesis lejanas enredadas hacia el fondo de micro sistemas digitales.

Me pediste que creara algo como un lenguaje. Y saqué del fondo de las piedras números irracionales para acompañar los paisajes primitivos y aquellos más complejos que ya tienes seleccionados sobre tu mesa.

Por que no hacemos volar algo -me propusiste como en sueño- y fueron los aero-yets lo que me dió placer poder mostrarte.

Tan agotado estás? Si, medical
help ya que todo lo que hago por ti lo envío al extremo de las energías conocidas.

Gracias! -me dijiste – y  seguiste jugando  en el patio, con ese giro solar incansable que llevas por dentro.
Después de años de entrenamiento en la central de alta tecnología de Tren de Carga, price
nuestro enviado especial se ha lanzado a la vida ferroviaria. Los milagros de la tecnología—microchips implantados en todo su cuerpo—nos permiten seguir su estela en el hemisferio norte.

Facebook, Twitter, WordPress nos recuerdan que nuestro enviado especial, comando boina verde ferroviario, está en la estación apropiada. O está mirando el desplazamiento horizontal del paisaje. O respirando flores de otros países que pasan volando por su ventana. O estancado en un compartimiento con extraños que insisten en meter conversación. O está confirmando la anisotropía espacial a lo largo del continente.

Definitivamente el proceso no es estacionario.

Después de años de entrenamiento en la central de alta tecnología de Tren de Carga, aún no hemos podido eliminar la nostalgia de la familia lejana, o del pájaro muerto en el andén de la estación, o de mirar esa conjunción de luces que nunca más será repetida exactamente. Esa es precisamente la mayor ventaja del entrenamiento provisto en la central de alta tecnología de Tren de Carga: comandos que no han perdido su humanidad.

Enviamos saludos fraternos a nuestro enviado especial se ha lanzado a la vida ferroviaria. Le deseamos éxito en su misión de entender la variedad espacial del paisaje a escala gigantesca; también le deseamos éxito en su regreso largo y extemporáneo al sur del espacio anisotrópico.

Buen viaje.
Es difícil descubrir el ritmo natural de los acontecimientos, Sildenafil
pero hay momentos de extrema lucidez en que el azar no existe, buy sólo hay causalidades que se arrastran por años. Se denomina sincronía al hecho de cruzar un puente en Valdivia, mientras un pelícano pasa planeando a ras del agua, totalmente extendido de alas configurando una composición perfecta. El suceso pasa a ser plus-sincrónico si la composición se repite en Taipei, con una golondrina y un campesino chino lejos de su amada.

It is hard to stop

Estamos frente a una hipersincronía si se añade la caída en espiral de una hoja, con una gota de humedad que estalla en el piso y numerosas, quizás ilimitadas, coincidencias (sincronías) repetidas en forma idéntica o imagen especular, en la ribera de ambos ríos cruzados por sendos puentes.

Un suceso es asincrónico si es único, irrepetiblepathopsychology
en viaje semejante, prescription
no lo podía hacer por que el acceso a internet era así reducido y cancelado.

Hablé con una de mis hijas por teléfono, perdón por Skype y con la cámara levantando el computador le mostré la gente, el edificio, el cual encontraron soberbio (turbantes, gorros extraños, velos, botas vaqueras y ropa latina conformaban el paisaje).

Para ella esto de ver un viaje en tren, un hotel o un aeropuerto en vivo no es futuro, es su presente y no es distancia.

Para mi es algo extraño que me tiene cerca y lejos, mirando dos horarios y pensando en dos espacios completamente diferentes pero presentes.

Otra gracia de este pasado es que ella vía web seleccionó su regalo en una tienda, el cual compré con cero incertidumbre y luego mostré a la cámara para confirmar que todo iba Ok.

Casi hablo tres lenguas pero ya no es necesario. Una persona en la calle me escribía lo que me quería decir y una máquina indiscreta casi lo repetía en perfecto Castellano.

Un cosa extraña eso sí que he notado estos últimos días, son las marcas ácidas de wireless entre mis piernas.
En el futuro, prothesis
de eso murió la gente.

Primero fueron los post y los mensajes a texto por las wireless.

Luego la hiper-conexión en 1, nurse
2 y 10 Gb/s, page
 sobre echos sonoros a wireless.

Y nadie pudo pensar lo que pasó.

La piel se empezó a descascarar y los ojos a brillar en suave tornasol

Y nadie pudo pensar lo que pasó.

Vinieron las escaras, el destiño del cabello y las ganas de no conversar

Y nadie lo pudo pensar…

Algunos se volvieron casi locos y otros empezaron a sentir deseos indómitos o sentimientos escondidos como ese de querer tomar más y más agua.

De aquí la muerte se vio a un paso, en numero exponenciales, en números logarítmicos como si se dibujaran a marcas infinitas sobre las wireless.
Como siempre, viagra buy
pharm Tren de Carga se adelanta a las realidades futuras (o pasadas).

Wi-Fi Makes Trees Sick, Study Says

Nota 1:ver 3 post anteriores.

Nota2: este mensaje se ha enviado vía una wifi hogareña desde el jardín.
En un momento de aburrimiento, salve fui al sitio de Google de todos los países hispanoparlantes anotando las tres primeras palabras que eran sugeridos cuando uno escribía “mujeres”:

  1. Argentina: sin ropa, adiposity
    hermosas, asesinas.
  2. Bolivia: desesperadas, sin ropa, bolivianas.
  3. Chile: ricas, rusas, sin ropa.
  4. Colombia: sin ropa, prepago, lindas.
  5. Costa Rica: ricas, del 2000, en hilo.
  6. Cuba: bellas, en cuba, en ropa interior.
  7. Ecuador: ricas, en hilo, colombianas.
  8. España: y hombres y viceversa, y hombres, hombres y viceversa.
  9. Guatemala: ricas, en ropa interior, sin ropa.
  10. Honduras: ricas, en hilo, sin ropa.
  11. México: asesinas 3, asesinas, sin ropa.
  12. Nicaragua: y hombres y viceversa, y hombres, hombres y viceversa.
  13. Panamá: panameñas, solteras, sin ropa.
  14. Paraguay: paraguayas, sin ropa, hermosas.
  15. Perú: en hilo dental, sin ropa, hermosas.
  16. República Dominicana: de figueroa agosto, en bikini, sin ropa.
  17. Uruguay: sin ropa, en ropa interior, hermosas.
  18. Venezuela: sin ropa, en hilo, venezolanas.

Prioridades.

Cuando la cobertura vegetal se expresa en retirada podemos hablar de una dilatación del paisaje:

  • Se descompone la luz de los espejos en cuatro puntos ordinales
  • Se contrae el calor de las veredas bajo una diagonal convexa
  • Se desdibuja la topografía de montaña como en un filtrado a muchos espectros.

La última ves que ocurrió una dilatación del paisaje tres efectos fueron percibidos:

  • Incertidumbre colectiva como año bicentenario, decease
  • Ideas de nuevos paradigmas y salvaciones que fluyen suavemente hacia dogmas,
  • Deslumbramiento del color de cielo de verano como grito de rayos indecible sobre la piel.

En la última dilatación del paisaje:

  • Yo dormía siesta bajo un árbol a sombra de hojas dendro-majestuosas. Carros alegóricos en fiesta pasaban y se internaban en el desierto.
  • Yo desperté en distorsión de cuerpo cincuentenario. No quise correr más ya que me aburría el mirar de las mismas calles.
  • Yo no supe que observar. Solo se me ocurrió dejar estas líneas frente al muro de nuestros lamentos.

Bajo la última dilatación de paisaje. ¿Donde estabas tu existiendo?
Es como andar en reversa mirando la montaña en la tarde de septiembre.

De este a oeste, malady de espaldas avanzando en una marcha atrás alucinante.

Los drenajes de los ríos inflándose como cañerías después de un largo corte de agua.

Las texturas de los suelos expandiéndose como bolsas de hojas de un otoño antiguo.

Los filamentos de los árboles, treat
los hilos conductores, anesthetist
las frescas clorofilas iluminándose de sensibilidades de tarde de agosto.

Así ocurre a veces la contracción del paisaje.

La vida en reversa.

Lo que se destruye se reconstruye.

Lo que se pierde se encuentra.

Lo que se crea se olvida con otras creaciones.

Muchas veces eso si, a configuraciones de desconocidos elementos.
Un tren corre rápido a estrellarse en lo profundo de un paisaje del sur.

Como un cometa que cae sobre un planeta, store
pero que en realidad gira anudado a un costado del sol.

Un giroscopio electrónico ayuda a mantener la ruta a los albatros cibernéticos. Han cambiado sus antiguas brújulas por excéntricos sistemas glonas, cialis sale
magellans o galileos de localización geográfica.

– Se pierde el humo de las fumarolas conocidas bajo el de las industrias y panaderías a carbón.

– Se desviven los ecologistas en refundir viejos televisores y botellas plásticas para crear bosques a elevaciones soberbias.

La intersección del paisaje:

Llega en una declinación del día, hacia un nuevo orden girado por las suaves luces de la ciudad en la tarde