Categories
Uncategorized

Tarde de Sábado

Conversar de los amigos y salir luego a recorrer las calles que hasta hoy pensábamos desaparecidas.

Conversar sobre los miedos y de ese despertar y muerte que trae la edad y de su avance irreverente que cambia los cuerpos.

Suena en el piano una melodía amorosa, como las conversaciones que no se nos dan por los últimos sucesos de la historia.

Esas que solo llegan en destellos una tarde de sábado.

Categories
Uncategorized

Newton ya no tiene fronteras

Hace algunos días algo cambió en el jardin invisible de la Mora. No se si fue su luz o el olor a escalonia esclerófila que ronda con el rocío en la mañana.

No estoy seguro, pero en este micro universo de plantas, hojas y calcetines escondidos, cuya dueña de cuatro patas y fidelidad incondicional a mi llamada habita, estaba alborotado por energías no convencionales que condicionan el paso a una dimensión 4D.

Una nueva entidad corre junto a ella, una amistad de siglos o mejor dicho fuera del tiempo juquetea entre sus plantas, hoyos y huesos preferidos.

Un mensaje envían desde un rincón junto al belloto otoñal a una velocidad de 9,8 m x segundo. Soy feliz aquí Master y estaré contigo hasta que se desprenda al eter la última de tus moléculas.

Categories
Uncategorized

Liberté

Poema de Paul Eluard (1942). Traducción libre de Marcelo.

Poema de amor que se transformó en un grito de rebeldía de la resistencia Francesa en Parías durante la segunda guerra mundial. Hoy puede ser un grito de libertad frente a esta pandemia que nos afixia en un encierro físico y espiritual que a ratos agota demasiado. Aquí en la música y voz de Madelaine Pyeroux en esta hermosa canción Liberté.

Libertad

En mis cuadernos de escuela
En mi escritorio y los árboles
En la arena y en la nieve
Escribo tu nombre  

En las páginas leídas
En todas las páginas blancas
Piedra sangre papel o ceniza
Escribo tu nombre  

En las imágenes doradas
En las armas de los guerreros
En la corona de los reyes
Escribo tu nombre  

En la selva y el desierto
En los nidos y las emboscadas
En el eco de mi infancia
Escribo tu nombre  

En las maravillas de la noche
En el pan blanco cotidiano
En las estaciones enamoradas
Escribo tu nombre  

En todos mis trapos azules
En el estanque de sol mohoso
En el lago de luna viviente
Escribo tu nombre  

En los campos y el horizonte
En las alas de los pájaros
Y sobre el molino de las sombras
Escribo tu nombre  

En cada respiro de la aurora
En el mar y en los barcos
En la montaña demente
Escribo tu nombre  

En la espuma de las nubes
En el sudor del relámpago
En la lluvia espesa y suave
Escribo tu nombre  

En las formas centellantes
En las campanas de colores
En la verdad física
Escribo tu nombre  

En los senderos despiertos
En los caminos desplegados
En los lugares que desbordan
Escribo tu nombre  

En la lámpara que se enciende
En la lámpara que se apaga
En mis razones reunidas
Escribo tu nombre  

En el fruto abierto en dos
Del espejo de mi cuarto
En mi cama de cascara vacía
Escribo tu nombre  

En mi perro goloso y tierno
En sus orejas erguidas
En su pata herida
Escribo tu nombre  

En el trampolín de mi puerta
En los objetos familiares
En la llama del fuego benigno
Escribo tu nombre  

En toda carne concedida
En la frente de mis amigos
En cada mano tendida
Escribo tu nombre  

En los cristales de sorpresas
En los labios tiernos
Muy por encima del silencio
Escribo tu nombre  

En mis refugios destruidos
En mis faros colapsados
En los muros de mi aburrimiento
Escribo tu nombre  

En la ausencia sin esperanza
En la soledad desnuda
En los pasos de la muerte
Escribo tu nombre  

En la salud devuelta
En el riesgo desaparecido
En la esperanza sin recuerdo
Escribo tu nombre  

Y por el poder de una palabra
Recomienzo mi vida
Nací para conocerte
Para nombrarte  
LIBERTAD

Liberté

Sur mes cahiers d’écolier
Sur mon pupitre et les arbres
Sur le sable sur la neige
J’écris ton nom

Sur les pages lues
Sur toutes les pages blanches
Pierre sang papier ou cendre
J’écris ton nom

Sur les images dorées
Sur les armes des guerriers
Sur la couronne des rois
J’écris ton nom  

Sur la jungle et le désert
Sur les nids sur les genêts
Sur l’écho de mon enfance
J’écris ton nom  

Sur les merveilles des nuits
Sur le pain blanc des journées
Sur les saisons fiancées
J’écris ton nom  

Sur tous mes chiffons d’azur
Sur l’étang soleil moisi
Sur le lac lune vivante
J’écris ton nom  

Sur les champs sur l’horizon
Sur les ailes des oiseaux
Et sur le moulin des ombres
J’écris ton nom  

Sur chaque bouffée d’aurore
Sur la mer sur les bateaux
Sur la montagne démente
J’écris ton nom  

Sur la mousse des nuages
Sur les sueurs de l’orage
Sur la pluie épaisse et fade
J’écris ton nom  

Sur les formes scintillantes
Sur les cloches des couleurs
Sur la vérité physique
J’écris ton nom  

Sur les sentiers éveillés
Sur les routes déployées
Sur les places qui débordent
J’écris ton nom  

Sur la lampe qui s’allume
Sur la lampe qui s’éteint
Sur mes raisons réunies
J’écris ton nom  

Sur le fruit coupé en deux
Du miroir et de ma chambre
Sur mon lit coquille vide
J’écris ton nom  

Sur mon chien gourmand et tendre
Sur ses oreilles dressées
Sur sa patte maladroite
J’écris ton nom  

Sur le tremplin de ma porte
Sur les objets familiers
Sur le flot du feu béni
J’écris ton nom  

Sur toute chair accordée
Sur le front de mes amis
Sur chaque main qui se tend
J’écris ton nom  

Sur la vitre des surprises
Sur les lèvres attendries
Bien au-dessus du silence
J’écris ton nom

Sur mes refuges détruits
Sur mes phares écroulés
Sur les murs de mon ennui
J’écris ton nom

Sur l’absence sans désir
Sur la solitude nue
Sur les marches de la mort
J’écris ton nom  

Sur la santé revenue
Sur le risque disparu
Sur l’espoir sans souvenir
J’écris ton nom  

Et par le pouvoir d’un mot
Je recommence ma vie
Je suis né pour te connaître
Pour te nommer  
LIBERTÉ  

Categories
Uncategorized

Hace 92 años el desierto de Atacama te vió llegar

A Mercedes Miranda

Sí, la innombrable inmensidad del desierto de Atacama un día te recibió sonriendo y cantando lleno de júbilo.

Como se recibe a un amiga querida que viene de lejos o como se recibe a la flor que aparece en la ventana en el principio mismo de la primavera.

Asií de generoso fue el desierto contigo, pero también implacable mostrándote de pura confianza la cruda realidad que vivía su gente en el principio de los siglos.

También te recibieron las ciudades y las usinas a carbón que transformaban el caliche de amarillos tonos en sacos de perlas blancas para la prosperidad de otros más modernos que nosotros.

El mar siempre saliente, presente y eterno celebra tu caminar desde el nicho a la tienda de novedades y curiosidades del centro. Festeja la caminata y la instrucción directa que te salvará la vida.

Tenías una piel hermosa que no conoció la vejez. Unos dedos de cuencas que heredaste de las montañas del valle del Elqui de igual forma que tu madre.

Hoy decidiste partir después de decir gracias por el alimento porque quién más que tú sabe lo que es no tenerlo para ti y los que vienen contigo.

Aquí desde mi encierro grito, río y lloro. También canto y respiro el aire fresco de ese desierto que nos enseñaste a querer, odiar y admirar.

Aquí desde mi encierro levanto mi bandera que espero se vea desde lejos. Tan lejos como aquellos paisajes hermosos que recorriste cuando estabas a este lado de la vida.

Categories
Uncategorized

Tarde de sábado

Conversar de amigos y salir luego a recorrer las calles donde hasta hoy pasabamos desapercibidos.

Conversar sobre los miedos y de ese despertar y muerte que trae la edad en su avance inminente que cambia los cuerpos.

Suena en el piano una melodía amorosa, como las conversaciones que no se nos dan por los últimos sucesos de la historia.

Y que solo llegan en destellos de una tarde de sabado atrapados en la pandemia.

Categories
Uncategorized

La calabaza esférica

En un ir y venir de mascarillas de colores, oscuras o de figuras irreconocibles nos movemos hoy sutiles no presentes.

Como los aplausos al ritmo de una agradable melodía de Jazz o Soul antiguo, si, muy antiguo como las calles donde nos perdimos en nuestro viaje a New Orleans.

¿Te recuerdas de Orleans y de cuando me decías que era aquí donde engendrariamos el ritmo del próximo milenio?

Las miradas sin sonrisas hacen que tus ojos se vuelvan más importantes que los mismos cinco sentidos. Ahora hablas por medio de ellos como en una conversación a la salida de un bar.

Vivimos bajo este ritmo que nos salva de lo que ya no solo pasa afuera, sino que ocurre expandido por todos los muros de nuestra pieza. Nueva vida que ocurre a la velocidad de periódicos en una imprenta.

Sabor a pimienta degustamos en las esquinas y solo por los ojos saludamos, aprobamos el pedido de la feria o reclamamos por el último discurso del presidente.

En New Orleans no me importa mucho como estoy vestido o si mi vieja camisa a lineas azules y cuello gastado anda bien con el color de mis pantalones a notas musicales.

8 pm de una tarde de Mardi Gras que oscurece un poco más lento. Vuelvo a mi refugio rápidamente ya que debo celebrar el día 153 desde cuando comenzamos a vivir esta cuarentena.

Categories
Uncategorized

La conservación

Si quiero ver un bosque en el borde de una ladera andina debo conservar la red de relaciones que permiten que exista el bosque

Si quiero ver una pradera nueva desde el fondo de un suelo olvidado debo guardar la red de relaciones que permiten que ella sea pradera.

Si quiero ver un cielo azul después de una lluvia Mediterránea debo procurar la red de relaciones que permiten que este sea azul.

Si quiero que te quedes esta noche a mi lado debo asegurar esa red de relaciones que te permitirán ser libre nuevamente en la mañana.

Categories
Uncategorized

La medida de la muerte

La muerte llega estos días de la mano de un virus incognito que, en su camino hacia el invierno del sur, deja atrás millones de cruces enterradas en cementerios improvisados como aquellos cunado niños dejábamos a nuestras mascotas.

La muerte en este tiempo, al igual que el impacto de un cometa em la superficie de un planeta, ha congelado la vida no permitiéndonos el último beso en la frente, la última caricia o el último mirar de unos ojos en vida de un querido.

Pero, ¿que hacen los científicos estos días cuando ella, sentada en la sala de espera de una UCI, aguarda al próximo pasajero que cruzará el Aqueronte?

Con modelos matemáticos, estadísticas complejas y peleas en el ring de los supuestos intentamos dar de una vez por todas con el número mágico exacto que represente la imagen de su medida.

Ella, que ha acompañado al homo durante siglos a través de su trayectoria, mira para atrás, se ríe y sigue con su meticuloso e implacable trabajo.

Categories
Uncategorized

La luz tras las cortinas de vidrio

La arremetida de lo imprevisto en la sociedad nos pasa la cuenta. ¿Cuantas rayas por metro cuadrado en las calles de la ciudad, cuanto adoquin de piedra de montaña sacado de cuajo y puesto en la barricada de la esquina, cuanta esperanza, rabia, desazón e impaciencia sin terminar, inconclusas?

Ahora, las avenidas sin semáforos son dirigidas por el pueblo, el pulento pueblo que se reveló a si mismo cansado de si mismo y de como lucia su rostro en el espejo de las sociedades emegentes. – Prefiero ser pobre y mortal que rico en edificios que parecen escenografía- me decían al tirarles una moneda por la labor de dirigir el transito en las grandes vías.

Todo cambió y seguro seguirá cambiando ya que hoy lo imposible si ocurre y se transforma en cotidiano. Nos tomó 20 años salir de una dictadura que regía el territorio sin las leyes de las Tecnologías de Información. Nos tomó otros 30 el darnos cuentas cuan inbéciles habiamos sido al creer lo que decian las pantallas en las casas, calles y teleéfonos inteligentes. Y nos tomará 40 años más poder volver a ser algo que no sea una copia infeliz del eden de una sociedad moderna del emisferio a coordenadas positivas.

Han sido duro estos 46 últimos años, donde a la macro escala siempre hemos vivido en la catástrofe ya sea natural, la de los merccados emergentes y ahora la del desgaste de las emosiones por un devenir sin devenir que tienen los jovenes en las calles ya cansados. A la micro escala se vive bien, se es feliz con un café pensando en un futuro que ahora, con más certeza que incerteza, se ve complejo y que a destellos de noticias y eventos novedosos parece que nunca llegará. Como ocurre con la luz tras las cortinas de vidrio en esta ciudad

Categories
Uncategorized

La sombra tras el tiempo

Santiago, 12 de diciembre de 2019. Ya van 50 días desde el inicio de la revolución donde hemos visto con asombro todo lo que ha emanado desde nuestros corazones como vómito volcánico que deja en la superficie un orden de nuevos materiales.

En las calles rayas hasta el desquisio la palabra “muerte al conquistador” se repite una y otra vez en colores y caligrafías diferentes que acompañadas de demandas a ratos universales, locales, antíguas y contradictorias nos hablan de dolor acumulado hace ya varios siglos.

¿Quien fue, en esa mañana iluminada de junlio de 1493, el primer mujer/hombre que nacido en las ´islas Guanahani marcó con su llanto la división del universo? La revolución del 18 de Octubre es solo eco de ese despertar antiguo de millones de mestizos como yo.

Aquí fuimos abandonados uno a uno a través del continente Americano: sin cosmovisión que nos hable del origen, sin rito de iniciación al despertar la primavera y solos amparados del amor de nustras madres que siempre nos han amado hasta el infinito.

La revolución seguirá su marcha implacable transformando todo precepto y convicción acumulada tras la sombra del tiempo. No se si llegará algún día a su fin, no se si será la redención a tantos años de silencio Americano.